Frenos

Consejos de mantenimiento

Fotografía de un freno

Es muy recomendable hacer un chequeo periódico de los elementos que constituyen este sistema.

Es necesario comprobar la estanqueidad del circuito de frenos ya que el líquido de frenos, debido a su composición higroscópica, tiende a absorber agua y esto hace que su punto de ebullición disminuya significativamente con el riesgo de que la frenada pierda efectividad. Por su composición, el líquido de frenos absorbe la humedad existente en el sistema. Como ejemplo decir que el punto de ebullición puede reducirse de 230º C a 165º C con apenas un 3% de agua.

En especial hay que prestar atención a los siguientes síntomas del vehículo:

  • El aumento de la distancia de frenado.
  • El parpadeo o encendido del indicador de freno del cuadro de mandos.
  • El aumento del recorrido del pedal del freno.
  • Ruidos y vibraciones anormales derivados de un desgaste excesivo.
  • Falta de precisión en la frenada.

Hay que prestar atención al nivel del líquido de frenos, el cual es el encargado de trasmitir la presión de frenado al sistema de frenos. Es recomendable cambiar el líquido de frenos cada dos años aproximadamente.

Por otra parte el sistema de frenado debe revisarse al menos cada 20.000 km.

Un problema que suele darse con las pastillas de freno es cuando se produce un desagradable ruido al frenar. Se suele achacar a la dureza de las pastillas, aunque no siempre esto es así. A veces lo que ocurre es que las pastillas han "cristalizado" dando lugar a ese ruido y a una frenada deficiente.

Las zapatas también se prestan a equívocos, ya que no sufren un desgaste tan acusado como las pastillas, sino que se endurecen con el transcurso del tiempo y no frenan correctamente, siendo muy difícil para el usuario establecer cuando ha de cambiar las zapatas.

Como recomendaciones se establecen las siguientes medidas orientativas:

Pastillas
  • Revisar y sustituir en su caso cada 10.000 Km aproximadamente
  • Sustituir siempre que su espesor alcance el límite definido por el fabricante
  • Sustituir siempre que se encienda el testigo de desgaste del salpicadero
  • Discos
  • Verificar siempre que se cambien las pastillas
  • Sustituir siempre que se encuentren combados, rayados o fracturados
Zapatas
  • Verificar y sustituir en su caso cada 40.000 Km
  • Sustituir cuando el espesor haya disminuido cerca de un 70% aproximadamente
Tambores
  • Revisar cada vez que se cambien los forros
  • Cuando el tambor se encuentre rayado, combado, fracturado
Líquido de freno
  • Sustituir cada vez que se cambien las pastillas
  • Sustituir preferentemente cada dos años independientemente de los km efectuados
  • Sustituir cuando la temperatura de ebullición sea inferior a la establecida por la norma