Así afectan las megaolas de frío a los coches

Coche ola frío

¿Te has preguntado cómo puede afectar la megaola de frío que sufre Estados Unidos a los coches? Aunque desgraciadamente la peor parte se las llevan las personas, los automóviles también sufren las consecuencias de las temperaturas extremas. De hecho, la mayoría de los fallecidos lo han sido como consecuencia de accidentes de tráfico.

Son varios los componentes que se ven afectados por las temperaturas bajas, que han llegado en el país americano a los -40ºC. Hay que tener en cuenta que los vehículos suelen realizar sus pruebas de temperaturas extremas antes de su comercialización en torno a lo 25ºC.

Entre los componentes que sufren con las bajas temperaturas se encuentran neumáticos y piezas de goma, como sellos, burletes y molduras. También las correas y los manguitos del motor se ven afectadas, mientras que las gomas de los limpiaparabrisas pierden elasticidad por debajo de 10ºC.

La presión de los neumáticos también se ve afectada: pierde unos 0,07 bares a medida que la temperatura exterior baja 5 grados. Por su parte, los líquidos lavaparabrisas se pueden congelar por debajo de los -5ºC.

Las cerraduras y los bombines también se pueden congelar, mientras que el aceite de motor 20W-xx se vuelve más viscoso a partir de -10ºC/-15ºC, por lo que puede no circular bien por el circuito. Sin embargo, los clasificados como 10W o menos pueden mantener la viscosidad hasta -40ºC (el 0W-xx). 

Aunque el combustible no congela hasta -80ºC/-90ºC, al igual que el líquido de frenos, el gasóleo presenta obstrucción en frío a los -15ºC a causa de las parafinas que contiene, y que empiezan a cristalizarse por debajo de los -10ºC. Se pueden obstruir filtros y tuberías por esta causa.

La batería es otro componente que acusa el frío extremo: cuando el termómetro ronda los -10ºC, pierde la mitad de su potencia y dificulta el arranque. 

Los coches eléctricos tampoco se libran de problemas específicos con el frío extremo: el aceite de la caja de cambios se espesa, por lo que la fricción interna aumenta y provoca una caída en la autonomía de sus baterías. Además, la carga de los acumuladores es menor, ya que la energía fluye con menor rapidez. Esto puede afectar a la aceleración y a la función de frenada regenereativa, que realiza recargas parciales durante la circulación.

Vulco es el médico de cabecera de tu vehículo. Encuentra aquí tu taller Vulco más cercano.

Fuente: ABC.


Buscar

Categorías

Archivo

Etiquetas