Blog de Vulco

Así debes utilizar las luces antiniebla

Como no las utilizamos a menudo, su uso nos resulta un poco confuso. Sin embargo, saber cuándo debes utilizar las luces antiniebla es importante, tanto por tu seguridad como por evitar multas por un mal empleo de las mismas.

La niebla es un fenómeno que puede aparecer en cualquier momento, especialmente en los meses más fríos del año, y que dificulta la visión. La gran mayoría de los vehículos disponen de luces específicas para estas situaciones. 

Como norma general, ante la aparición de niebla se deben de encender las luces de cruce. Debes saber que el uso de las luces antiniebla no es obligatorio, al contrario de lo que ocurre con la trasera, tal y como recuerda ABC.

El problema es que la luz antiniebla trasera puede resultar muy molesta para otros conductores de noche y solo se debe utilizar si la niebla es muy densa y reduce considerablemente la visibilidad. De hecho, al circular de noche se debe apagar el piloto antiniebla trasero si llevamos un coche cerca y nos ve bien simplemente con la luz de posición.

Además de evitar deslumbramientos, ayudaremos a que las luces de freno destaquen y el coche que viene detrás sepa si estamos frenando o no. Conviene no utilizar la luz antiniebla trasera si no es imprescindible, ya que un uso incorrecto de ella puede conllevar 200 euros de multa.

Así que recuerda: la luz trasera antiniebla se debe encender siempre que haya poca visibilidad por niebla espesa, una lluvia muy fuerte que provoque estela de agua detrás de los coches o durante fuertes nevadas. En cuanto mejoren las condiciones, debes apagarla.

Las luces delanteras conviene encenderlas al entrar en un banco de niebla espeso, junto con las de cruce. Nunca debes utilizar las luces largas, porque rebotarán en la niebla y te deslumbrarán. Si la niebla, la lluvia o la nieve no son muy fuertes, serán suficientes las luces de cruce.

Vulco es el médico de cabecera de tu vehículo. Encuentra aquí tu taller Vulco más cercano.

Archivo