Así estropean tu coche los aceites de mala calidad

El aceite de motor debe cumplir las especificaciones para tu coche

La mala calidad es barata en un principio, pero acaba resultando cara a la larga. Esta máxima se puede aplicar al uso de un producto fundamental para la buena salud de tu vehículo como es el aceite de motor

Además de cambiarlo cuando prescribe el fabricante de tu coche, es necesario utilizar un lubricante que cumpla con las especificaciones que éste indica, algo que siempre podrás obtener si llevas tu coche a tu taller de confianza. No se trata de una frase comercial hueca: usar aceites de mala calidad provoca averías graves cuya solución es cara, tanto como 1.000 o incluso 5.000 euros de factura por reparación.

La web Autocasion.com ha recopilado algunas de las averías más graves que puede sufrir el coche si se le pone un lubricante que no cumple las especificaciones del constructor del vehículo:

Gripaje del motor: un aceite de baja calidad genera grumos, espumas y disoluciones que obstruyen los conductos de lubricación y eliminan las propiedades antifricción del lubricante. Como consecuencia, el motor se puede gripar. Además, las bielas y pistones se pueden agarrotar y romper el motor por completo. La solución para esto cuesta, de media, unos 4.000 euros.

Rotura de válvulas y árbol de levas: estos elementos también se pueden romper o ver acortada su vida útil si no se usa el aceite adecuado. Los sistemas de distribución modernos, con taqués hidráulicos, son también muy sensibles a la calidad del lubricante. Si los tienes que cambiar, la factura media que se cobra en España es de unos 1.000 euros.

- Avería del filtro de partículas: los coches diésel que equipan este elemento pueden sufrir su deterioro por culpa de un aceite inadecuado, que no evita que pierda sus propiedades a pesar de haber cenizas y combustible en él. Cambiarlo cuesta una media de entre 1.000 y 5.000 euros.

Rotura del turbo: los aceites de menor calidad no aguantan las temperaturas que alcanza el motor, así que se carbonizan con facilidad y forman espumas. A causa de esto se reduce la presión en el circuito de lubricación y se acorta la vida del turbo. Uno nuevo puede costar unos 2.500 euros.

Adiós garantía: ten en cuenta que, si el aceite que se utiliza al mantener tu vehículo no cumple las especificaciones marcadas por el fabricante, te puedes quedar sin garantía sobre el mismo, por lo que el coche quedaría desprotegido ante estas posibles averías.

Respetar el calendario de revisiones de tu coche y llevarlo a tu taller de confianza te puede evitar disgustos en forma de averías costosas, ya que sus profesionales sabrán cuál es el producto más adecuado para tu vehículo y lo utilizarán en su mantenimiento.


Buscar

Categorías

Archivo

Etiquetas