Blog de Vulco

Cuatro consejos para conducir con tormenta

 

¿Qué pasaría si un rayo cayera sobre tu coche? Tal vez alguna vez te hayas planteado esa posibilidad, sobre todo al conducir con tormenta.

Por suerte para ti, la física juega a tu favor. Tal y como explica el diario El País, los coches cerrados crean un efecto conocido como “jaula de Faraday”, por el que su interior (y, por tanto, sus ocupantes), no se verían afectados en el extraño caso de que un rayo los alcanzara.

Aunque no es muy probable que esto ocurra, lo cierto es que la carrocería del coche sí que puede ejercer un cierto efecto de atracción de rayos . Así que, para evitar problemas con los rayos si te pilla una buena tormenta eléctrica mientras conduces, no está de más que sigas estos consejos:

- Asegúrate de que el coche está cerrado: sube todas las ventanillas para que el efecto de la jaula de Faraday no se vea comprometido. Tampoco está de más apagar la radio y evitar en los posible el contacto con partes metálicas del automóvil.

- Elige un lugar seguro para detenerte: si tienes que parar, hazlo en un lugar que no comprometa tu seguridad y que esté alejado de vallas metálicas, tendidos eléctricos o zonas húmedas.

- Si no hay edificios o pararrayos cerca: fuera de poblado no contarás con la protección de estos elementos, así que procura no situar el coche en un lugar donde se convierta en el punto más elevado del entorno.

- Si notas que un rayo ha alcanzado un coche: si tu vehículo ha estado en pleno campo eléctrico, no lo abandones de inmediato. Debes darle un margen de tiempo antes de hacerlo, ya que su superficie se habrá cargado de electricidad.

Vulco es el médico de cabecera de tu vehículo. Encuentra aquí tu taller Vulco más cercano.

Archivo