Cuatro factores que influyen en el desgaste de las pastillas de freno

Tal vez alguna vez lo hayas visto y te hayas quedado desconcertado: el cambio de pastillas de freno puede ir desde los 30.000 a los 60.000 km. ¿A qué se debe esta diferencia tan grande? ¿Por qué se puede llegar a duplicar esa horquilla?

La respuesta a esa pregunta tiene que ver con cuatro factores que influyen en el desgaste de las pastillas de freno y que te conviene conocer:

- Material: las pastillas de freno se pueden diferenciar por su dureza y por los materiales que se emplean para fabricarlas, dos factores que pueden influir en su vida útil. Aunque cada fabricante tiene su propia fórmula, lo normal es que sean de cerámica o metálicas.

- Carga del coche: cuando el coche va cargado de personas y bultos, el peso del vehículo aumenta y, por tanto, exige más a los frenos. Es entonces cuando se producirá un mayor desgaste de las pastillas de freno.

- Conducción agresiva: una conducción poco eficiente, con frenazos y acelerones, perjudica a la mecánica del coche. Por el contrario, la conducción preventiva, que permite decelerar levantando el pedal del acelerador y frenar con el freno motor, preserva en mayor medida elementos como las pastillas de freno.

- Circulación en ciudad: no es lo mismo circular por carretera a una velocidad más o menos constante que hacerlo por la ciudad, donde el tráfico nos obliga a frenar y acelerar constantemente. Es en entornos urbanos donde las pastillas de freno se desgastan más.

Vulco es el médico de cabecera de tu vehículo. Encuentra aquí tu taller Vulco más cercano.

Fuente: RACE.


Buscar

Categorías

Archivo

Etiquetas