Dos cosas que no debes hacer con tu parabrisas helado

Entre alertas de olas de frío polar y las típicas heladas del invierno, más de un parabrisas amanece congelado o con nieve. Hay quien pone una funda sobre el coche para que no se acumulen estos elementos y quien incluso lleva una rasqueta a todas partes. Después están los creativos con ideas “brillantes” que resultan no serlo tanto.

¿Se te ha pasado por la cabeza alguna vez utilizar agua caliente para deshacer la capa helada sobre tu parabrisas? Pues mejor no lo hagas: te puedes cargar la luna. Esto sucede porque el parabrisas está formado por una lámina de vidrio fina y frágil que va pegada a otra de plástico y esta, a otra más de vidrio. Si el cristal está muy frío, el golpe térmico con el agua caliente lo puede astillar.

Tal vez hayas sumado dos y dos, y te hayas dado cuenta de que, si a las carreteras les echan sal para no congelarse, este elemento te puede ayudar a disolver más rápido la capa helada del parabrisas. Pues tampoco es una buena idea: la sal no quita el hielo, sino que evita que el agua se congele. Por esa razón, si ya está congelada, tardará aún más en deshacerse. Además, puedes rallar el cristal y estropear la carrocería.

Vulco es el médico de cabecera de tu vehículo. Encuentra aquí tu taller Vulco más cercano.

Fuente: ABC.


Buscar

Categorías

Archivo

Etiquetas