Estos son los factores que influyen en la distancia de frenada

Cuando te decimos que lleves tu coche a tu taller de confianza, lo hacemos por algo. Sí, insistimos mucho en que revises su estado, cual madre que le recuerda a sus retoños que se laven los dientes. La diferencia es que lo de la dentadura lo puede arreglar un dentista o siempre podrás recurrir a una postiza. Sin embargo, no hay dentista que arregle las consecuencias de un grave accidente.

Una buena muestra de que lo que te decimos es cierto la encontramos en las cuestiones que influyen en el tiempo que tardas en detener tu coche cuando lo necesitas. El estado del vehículo es fundamental, tal y como podrás comprobar en esta lista que ha elaborado Road House con los factores que influyen en la distancia de frenada:

- El estado de los frenos: la calidad y el desgaste de pastillas, discos, zapatas, líquidos, latiguillos, cilindros y líquido de frenos son fundamentales para la distancia de frenada. Circular con estos componentes en perfecto estado es una de las cosas más importantes que puedes hacer por tu seguridad. 

- El peso del vehículo: cuanto más pese, más metros recorrerá al frenar. Debes tener esto en cuenta, sobre todo si cambias de automóvil.

- El peso de la carga: ocurre exactamente lo mismo. Cuanta más carga lleves en el coche, mayor distancia recorrerás. Recuerda esto sobre todo a la hora de viajar con mucho equipaje en el vehículo.

- La velocidad (por supuesto): lo mismo, cuanto más rápido vayas, más tardará el coche en detenerse y más distancia recorrerá. A 80 km/h, un turismo normal necesitará alrededor de 60 o 70 metros para frenar completamente. A 100 km/h, unos 80 o 90 metros.

- La pendiente: ya sabes que cuesta abajo necesitas más metros para frenar. Recuerda que si el coche va muy cargado todavía te costará más.

- El estado de los neumáticos: cuanto más gastados estén los neumáticos, menos se adherirán al asfalto y recorrerás más metros para frenar.

- El estado de la suspensión: cuanto peor se encuentren los amortiguadores, mayor distancia necesitarás para frenar.

- El estado del asfalto: si la carretera está en condiciones precarias, como por ejemplo con gravilla en su superficie, te resultará más complicado frenar.

- El clima: la lluvia, la nieve o el hielo alargan la distancia de frenada y dificultan el control del vehículo. Calcula que, si llueve, necesitarás aproximadamente el doble de metros para detener el coche.

- La aerodinámica: el diseño de tu coche también influye en la distancia que necesita para frenar.

- Tu estado: si estás cansado, tus reflejos serán más lentos y esto puede ser determinante para detener tu vehículo a tiempo.

- El radar de detección: algunos vehículos cuentan con sistemas de detección de obstáculos que frenan sin intervención del conductor. Con ellos, el tiempo de reacción se acorta.

Vulco es el médico de cabecera de tu vehículo. Encuentra aquí tu taller Vulco más cercano.

Fuente: Road House.


Buscar

Categorías

Archivo

Etiquetas