Vulco Blog

Las claves del copiloto perfecto (y las del pesadilla)

Ni el mejor copiloto del mundo es el que más habla ni el que va absolutamente callado. Tendemos a tener una idea equivocada sobre cómo se debe comportar el acompañante de un conductor, por eso no está de más conocer las claves que hacen de un copiloto la compañía perfecta… ni tampoco las que hacen de él una auténtica pesadilla.

El copiloto perfecto, según la DGT, es aquel que colabora con el conductor, se encarga del GPS, cumple las normas y le pide al conductor que también lo haga, se encarga de los pasajeros que viajan en los asientos traseros (sobre todo si son niños) e intenta empatizar con el conductor para evitar aquello que pueda distraerle.

Por el contrario, el copiloto pesadilla critica constantemente la forma de conducir, habla sin parar o no se comunica en absoluto con el conductor, fomenta conductas de riesgo como enseñarle el teléfono móvil o pedirle que incumpla la normativa, advierte constantemente de peligros e indica al conductor por dónde debe ir o incluso discute con el conductor.

¿Y tú? ¿Eres un copiloto perfecto o más bien la pesadilla de los conductores?

Vulco es el médico de cabecera de tu vehículo. Encuentra aquí tu taller Vulco más cercano.

Fuente: DGT.


Archivo