Llevar tu coche al taller también ayuda al medio ambiente

Revisar el coche periódicamente es un hábito que mejora la seguridad vial. Un coche que funciona perfectamente responderá mejor ante cualquier situación de peligro. Sin embargo, los mantenimientos periódicos no solo sirven para eso. También ayudan al medio ambiente.

Existen varios elementos de un coche que están directamente relacionados con la cantidad de emisiones que este produce. Por ejemplo, el sistema de escape y, en su caso, el catalizador. El estado de estos elementos y de sus fijaciones, así como el del filtro de partículas, influye decisivamente en el nivel de emisiones del vehículo. Por eso es importante revisarlos.

Además, existen otros elementos que tienen su influencia sobre la ecología del vehículo, aunque no sea tan obvia. Por ejemplo, el aceite de motor, que cuenta con muchas propiedades que mejoran el rendimiento del motor y evitan que las emisiones aumenten. 

Es necesario respetar los intervalos de cambios de aceite y filtro que marca el fabricante, ya que entre sus funciones se encuentra la de atrapar carbonillas antes de que lleguen a la cámara de combustión y evitar que suban las emisiones. Los aceites muy usados pierden esta capacidad, por eso conviene renovarlos cuando toca. 

Asimismo, el lubricante evita que las piezas del motor rocen entre sí y que este tenga que realizar sobreesfuerzos para hacer el mismo trabajo. Así, evita que el consumo -y, por tanto, las emisiones- se disparen. También ayuda a mantener una temperatura óptima dentro del motor, una labor en la que apoya al gran protagonista, el refrigerante. Es una tarea muy importante para la eficiencia de los propulsores, por eso ambos fluidos deben mantener sus propiedades y un nivel correcto.

El estado de los neumáticos también afecta a las emisiones. En este punto, es muy importante mantener una presión de inflado correcta para favorecer un bajo consumo de carburante y nivel de emisiones. Por su parte, el mal estado de los amortiguadores puede afectar a la aerodinámica del vehículo. Por eso conviene revisar su estado y cambiarlos cuando sea necesario.

Favorecer una combustión del carburante adecuada es una de las mejores estrategias para mantener un coche respetuoso con el medio ambiente. Un filtro del aire en buen estado, que no esté saturado, permite una admisión de aire suficiente para que la combustión se realice de manera óptima y no requiera combustible de más.

Estos son algunos de los componentes que influyen en la ecología de tu vehículo. Recuerda que acudir a tu taller de confianza es la mejor manera de asegurarte de que tu coche respeta el medio ambiente.

Vulco es el médico de cabecera de tu vehículo. Encuentra aquí tu taller Vulco más cercano.

 


Buscar

Categorías

Archivo

Etiquetas