Blog de Vulco

Los cuatro tipos de cadenas para coches más habituales

¿Has pensado en comprar unas cadenas para tu coche? Resulta muy útil llevarlas al viajar en invierno si el coche no va equipado con neumáticos de invierno. En ocasiones, son imprescindibles para poder circular si la nieve se acumula en la calzada. Así que no está de más que conozcas los cuatro tipos de cadenas para coches más habituales en el mercado:

-De eslabones: estas son las tradicionales metálicas. Están formadas por eslabones de acero entrelazados y pueden ser transversales o de rombos. Aunque son duraderas y resistentes, colocarlas suele ser más complicado que con otros modelos. Normalmente incluyen tensores manuales que permiten que queden bien pegadas a la rueda.

- Textiles: estas cadenas son fáciles de colocar y muy fiables. Una funda de lona se queda fijada al neumático mediante una goma elástica por la cara interior, y radios o lona por el exterior. Son las más ligeras y resultan muy sencillas y rápidas de usar. Eso sí, suelen ser menos duraderas que las metálicas, de hecho se recomiendan para un uso ocasional.

- Híbridas: estas cadenas se parecen a las textiles, pero en lugar de estar fabricadas con lona consisten en una red. Por la parte interior se sujetan a la rueda mediante una goma, mientras el exterior se fija a base de radios. Se colocan de manera relativamente fácil, aunque hay que hacer cierta fuerza para tensar la goma.

- Tipo araña o semiautomáticas: estas cadenas constan de un disco que queda siempre colocado sobre la llanta y fijado a los tornillos, junto a la propia cadena, que puede ser de varios tipos. Se colocan muy rápidamente y son recomendables si se usan con mucha frecuencia.

Vulco es el médico de cabecera de tu vehículo. Encuentra aquí tu taller Vulco más cercano.

Fuente: ABC.

Archivo