Los mejores anuncios de coches de los años 80 (2)

¿Recuerdas el repaso que hicimos a algunos anuncios de coches de la década de los años 80? Aquí te dejamos algunos ejemplos más de la publicidad de la época que seguro que no te dejan indiferente.

Ford Fiesta Balear

¿Cómo sacar partido en televisión a un coche más bien parco en detalles? Muy sencillo: lo bautizamos con el nombre del archipiélago de moda, ponemos el sintetizador a tope, un par de bailarines con poderes mágicos vestidos a la última y dedicamos planos hasta a los tiradores de las puertas. Y todo joven. Muy joven. Incluido el precio, por supuesto.

Renault 4 circo romano

En este spot, un humilde Renault 4 se mide en un coliseo romano a “gladiadores”, que no son otra cosa que vehículos distópicos estilo Mad Max. Por supuesto, les gana. Incluso hay un homenaje a la jugadita que le hace Messala a Ben Hur en su mítica carrera de cuádrigas. El eslogan final “Renault 4. Su belleza es su mecánica” no se anda con rodeos.

Fiat Regatta Mare

La incorporación de España a la CEE, precursora de la actual UE, desató la fiebre europea en nuestro país. Europa significaba modernidad, dar un paso más como país, entrara a jugar con los mayores del colegio. Así que durante varios años el adjetivo “europeo” fue en España sinónimo de progreso y de un futuro prometedor. Este anuncio es un claro ejemplo de ello. Tanto es así, que incluso intenta vender el hecho de que el coche tuviera un precio “europeo” como algo positivo.

Renault Traffic

La España más cañí y cotidiana, recogida en un spot a ritmo de pasodoble. Curas descargando un confesionario de la furgoneta, unos señores jugando al mus dentro del vehículo, un homenaje casposillo a Marilyn Monroe para dejar bien clara la complicidad con el público objetivo… a este anuncio solo le faltaba la flamenca y el tapete de ganchillo encima del televisor. Y muy posiblemente, la mayoría de los espectadores del momento los tenían.

Opel Kadett GSI

Un Opel Kadett paseándose por una basílica en horario nocturno y una pandilla de dobermans (los chuchos de moda por aquel entonces) histéricos. Puro simbolismo hasta llegar al eslogan final: “Deja que los demás ladren”. David Lynch aplaudiría hasta que le dolieran las manos esta metáfora sobre el que (dicen) es deporte nacional en España: la envidia.

Renault 25

¿Te gustaría hacer un repaso a los personajes de moda de la época? No tienes más que habilitar el sonido para ver este anuncio.

Vulco es el médico de cabecera de tu vehículo. Encuentra aquí tu taller Vulco más cercano.


Buscar

Categorías

Archivo

Etiquetas