Los siete pasos para crear un neumático

Un neumático puede parecer algo simple. De esas cosas tan cotidianas para todos que incluso nos parece que nace en el propio coche. No es así: Goodyear nos revela cuáles son los pasos para crear una cubierta.

1.- Definir los objetivos: ¿qué queremos construir?, ¿qué prestaciones debe cumplir el futuro neumático? Esas son las primeras preguntas que hay que responder. En esta fase, que puede llevar tres años o más, se evalúa al consumidor, a los vehículos que saldrán al mercado y los requerimientos reguladores, así como los criterios de pruebas de neumáticos realizados por las revistas de automoción y por los clubes de automóviles, en el caso de Goodyear.

El objetivo de esta primera etapa es establecer metas específicas de prestaciones para el nuevo producto. Cada tipo de neumático se centrará en las distintas características de funcionamiento, como la eficiencia del combustible, agarre en superficie mojada y seca, su resistencia al aquaplaning o la estabilidad a alta velocidad, entre otros.

2.- Diseño: los diseñadores están presentes desde el concepto inicial, a través del desarrollo, hasta la comunicación visual del producto final.

Hay dos tipos de diseñadores de neumáticos: el creativo, que se centra en el aspecto de la banda de rodadura y en los flancos; y el diseñador técnico, que se centra únicamente en los efectos sobre el rendimiento de un diseño específico. El diseño puede marcar la diferencia en la elección del cliente entre un neumático y otro. Esto sucede de manera especial en el caso de marcas premium, de neumáticos de altas prestaciones, neumáticos de tuning y de competición.

3.- Estructura: el refuerzo y estabilidad son las claves de cualquier neumático en cuanto a su estructura, un concepto fundamental para sus prestaciones. Hay muchas variaciones determinantes en el proceso de fabricación, lo que implica el uso de varios compuestos diferentes y materiales de refuerzo, tales como el acero, el poliéster o las fibras de aramida.

El proceso de fabricación de la carcasa es muy importante con respecto a las prestaciones globales del neumático ya que puede influir en muchas características como el equilibrio del neumático, la fuerza de este a alta velocidad y en las curvas, el agarre, la carga y la resistencia a la rodadura, la distancia de frenado y el desgaste de la banda.

4.- El compuesto y el arte de la mezcla: la creación del compuesto de un neumático consiste en reunir todos los ingredientes requeridos para mezclar una tanda de compuesto de caucho. Cada componente tiene una mezcla diferente de ingredientes de acuerdo con las propiedades necesarias para ese componente. Se puede comparar con un chef que mezcla los ingredientes de una receta de manera que las variaciones sutiles en la mezcla de los mismos pueden llevar a resultados muy diferentes.

5.- Prototipo: una vez que los componentes, compuestos, materiales específicos y el diseño de la banda de rodadura han sido definidos, se procede a fabricar los neumáticos prototipos para poder probarlos en laboratorios de ensayo y en vehículos. El equipo trabaja en estrecha colaboración con el departamento de evaluación de neumáticos para que los prototipos puedan ponerse a prueba en un amplio programa de ensayo y los resultados pueden ser enviados de vuelta al equipo de I+D.

6.- Evaluación del neumático: más de 270 pilotos de pruebas de Goodyear junto con ingenieros y técnicos de 12 diferentes nacionalidades superan los 100 millones de kilómetros cada año, asegurándose de que los neumáticos se están probando en un lado u otro del planeta durante las 24 horas del día.

Los tests constituyen una actividad importante para la empresa, que prueba más de 70.000 neumáticos al año en sus laboratorios con terrenos pistas de pruebas y en las carreteras. En Europa Goodyear es propietaria de tres pistas de pruebas con instalaciones específicas de para poner al límite los neumáticos, situadas en Francia, Alemania y Luxemburgo. Cada año, se utilizan más de 500 vehículos para llevar a cabo las pruebas de neumáticos.

7.- Industrialización y fabricación: el proceso de industrialización tiene como objetivo la creación de infraestructuras de producción, procesos y equipos para garantizar el éxito del lanzamiento de un nuevo producto, a nivel de producción en masa.

El propio proceso de fabricación es una sucesión de diferentes pasos, con operaciones muy específicas, como la mezcla de ingredientes en proporciones muy precisas y bajo una serie de condiciones de proceso muy controladas para conseguir diferentes compuestos de caucho. Después viene la preparación de los componentes incluyendo los procesos de creación de calendarios, extrusión y fabricación del talón.

Una máquina de ensamblaje reúne todos los componentes y el proceso de vulcanización en el molde da la forma final y las propiedades materiales finales del neumático. Una vez finalizado el proceso, los neumáticos pasan una serie de inspecciones y pruebas para verificar el cumplimiento de los estándares de calidad establecidos.

Vulco es el médico de cabecera de tu vehículo. Encuentra aquí tu taller Vulco más cercano.


Buscar

Categorías

Archivo

Etiquetas