Por qué el filtro del habitáculo es tu mejor amigo en primavera

Todos los días nos vemos expuestos a contaminación y alérgenos. En primavera este problema es peor, porque esta estación es la pesadilla de muchos alérgicos. El polen y el polvo son los primeros que suelen venir a la cabeza, pero también son terribles el polvo y las esporas. Por suerte, tu coche cuenta con un elemento que te ayudará a reducir sus efectos: el filtro del habitáculo.

Ten en cuenta que viajar dentro de un coche con las ventanillas bajadas no te libra de estar expuesto a contaminación y alérgenos. De hecho, según explica la iniciativa ECEC, el sistema de climatización actúa como una aspiradora de partículas que van directas a nuestros pulmones. Al circular en atascos y caravanas, se suman con especial fuerza las generadas por el tráfico.

Las partículas que nos hacen más daño son las ultrafinas, que no retiene nuestro filtro natural, la nariz. Los filtros del habitáculo, por su parte, nos protegen frente a partículas de hollín, polvo, esporas, polen y las procedentes de la abrasión de los neumáticos y frenos. También de gases tóxicos como los vapores de combustible, gases de combustión, óxidos de nitrógeno, ozono y olores desagradables. 

Además, estos filtros evitan la contaminación del vaporizador, manteniendo la eficiencia del sistema de aire acondicionado.

Por todo esto, conviene que acudas a tu taller de confianza a comprobar si tu coche necesita un filtro del habitáculo nuevo. Notarás la diferencia al conducir, sobre todo en primavera.

Vulco es el médico de cabecera de tu vehículo. Encuentra aquí tu taller Vulco más cercano.

Fuente: ECEC.


Buscar

Categorías

Archivo

Etiquetas