¿Recuerdas cuál es la prioridad de las señales?

Hace poco te invitábamos a comprobar qué tal lo harías si tuvieras que hacer el examen teórico de conducir. Ahora te vamos a poner un poco más a prueba: ¿conoces la prioridad de las señales de tráfico?

Seguro que, en los últimos años, te has encontrado alguna vez dudando si hacer caso a un semáforo o a una señal cercana. Lo cierto es que las señales se organizan por una jerarquía que conviene recordar y que el RACE aclara en su página web.

Así, las señales de tráfico se pueden organizar según su orden de prioridad: señales de los agentes de circulación, señalización circunstancial, semáforos, señales verticales de circulación y marcas viales.

Señalización de los agentes de circulación: hay que obedecer estas señales inmediatamente y, además, prevalecen sobre cualquier otra norma de circulación. Los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado competentes pueden realizar señales ópticas con los brazos o una luz, señales acústicas con un silbato o cualquier otro método cuando las circunstancias lo exijan.

Señalización circunstancial: te sonarán estas señales porque se trata de esas luces y dispositivos que sirven para canalizar el tráfico, indicar el desarrollo y los obstáculos que hay en una vía, delimitar los bordes de la calzada, prohibir el paso de manera temporal o incluso modificar el régimen normal de uso de la carretera por la que se circula. Pueden ser barreras, conos, luces amarillas fijas o intermitentes, paneles direccionales permanentes, luces rojas, señales de tráfico manuales…

Semáforos: se encargan de controlar y regular el tráfico. Los hay para peatones y para vehículos y pueden ser circulares, cuadrados o reservados para ciertos tipos de automóviles.

Señales verticales: las señales de tráfico de toda la vida están formadas por uno o varios postes más una o varias placas, clasificadas por su finalidad: de peligro, de reglamentación y de indicación. Recuerda: las triangulares advierten de un peligro, las redondas prohíben u obligan, y las de forma cuadrada y rectangular informan u orientan.

Marcas viales: son las líneas, símbolos, figuras, palabras o números pintados o marcados sobre el pavimento. Pueden ser blancas, amarillas o azules y su objetivo consiste en regular la circulación y aumentar la seguridad. Así, pueden delimitar carriles de circulación, separar sentidos, indicar el borde de la calzada, recordar señales o guiar y advertir al conductor.

Vulco es el médico de cabecera de tu vehículo. Encuentra aquí tu taller Vulco más cercano.

 


Buscar

Categorías

Archivo

Etiquetas