Blog de Vulco

Seis comprobaciones que puedes hacer tú mismo para detectar averías

Prevenir averías es la mejor manera de evitar problemas costosos. Si no es posible, lo más conveniente es detectarlas cuanto antes para ponerles solución en tu taller de confianza. La buena noticia es que, si te fijas un poco, tú mismo podrás detectar que algo no va bien.

Se trata de comprobaciones que puedes realizar tanto con el coche parado como con él en marcha, tal y como recoge el diario El País. Toma nota:

Coche parado

- Tapón del aceite: con el coche el frío, abre el capó y busca el tapón que permite rellenar el aceite. Si ves espuma en su interior, la junta de culata puede estar dañada.

- Tapón del radiador: repite la operación, esta vez con el tapón superior del radiador. Si ves que el interior está sucio, puede ser señal de una avería. También puedes vigilar el fluido refrigerante que hay en el conducto que cierra el tapón: debe ser verde y no presentar partículas flotantes.

- Bajos: deja un cartón debajo del vehículo para comprobar si hay fugas. Si, además, el cartón es de color blanco, te permitirá identificar de dónde viene el líquido: un fluido dorado, marrón o casi negro es aceite; uno verde, refrigerante; uno morado es líquido de la dirección asistida; y uno rojizo, de la transmisión.

Coche en marcha

- Olor a humo que viene del motor: si al circular aprecias olores a humo que vienen de la zona del motor, puede haber fisuras o roturas en el colector del escape.

- Tacto del cambio de marchas: si tu coche tiene caja manual y presenta un tacto blando o impreciso, puede haber un problema con el varillaje. Si alguna marcha no entra, salta una vez engranada o rasca mucho, la avería puede ser peor.

- Ruidos de la transmisión: si una corona pierde uno o más dientes producirá un sonido repetitivo y cíclico. Para comprobarlo, acude a una explanada asfaltada y lisa. Gira la dirección a un lado casi por completo y describe círculos a baja velocidad. Si oyes un clac que se repite, habrá un cabezal averiado. Repite la operación hacia el otro lado.

Vulco es el médico de cabecera de tu vehículo. Encuentra aquí tu taller Vulco más cercano.

Archivo