Un mal equilibrado de las ruedas provoca vibraciones

Sales a autopista y, a medida que pisas el acelerador, notas que el volante, el salpicadero y hasta los asientos comienzan a vibrar. Esta sensación se intensifica a medida que el velocímetro va subiendo: 100 km/h, 120 km/h.... y la sensación va en aumento... Está claro que algo falla y todo apunta a que llevas las ruedas mal equilibradas.

Según donde notes la vibración es posible averiguar en qué eje está el problema. Cuando se sienten principalmente en el volante son las ruedas delanteras las que parecen estar mal equilibradas; si es en los asientos, todo apunta a que el fallo procede de las ruedas traseras.

¿Qué es el equilibrado?

La rueda está compuesta por la llanta y el neumático y, por tanto, el acoplamiento entre ambos debe ser perfecto. El objetivo es que la rueda gire de la manera más homogénea posible y para ello es necesario eliminar o corregir las fuerzas e inercias que se producen cuando estos dos elementos trabajan de manera conjunta. Por separado, la llanta y el neumático salen de fábrica equilibrados, pero al unirse, es imprescindible buscar su nuevo centro geométrico. Esto se consigue con la colocación correcta del neumático sobre la llanta y de unos pequeños contrapesos, lo que se conoce como servicio de equilibrado de neumáticos.

Ahora bien, ¿qué hace que se desequilibren las ruedas?

Los motivos son diversos, aunque los más frecuentes se deben a la pérdida de algún contrapeso por un bordillo, al superar un badén o, incluso porque el pegamento que sujeta los plomos ha perdido su efecto. La solución en estos casos pasa por desmontar las ruedas y equilibrarlas con una máquina de calibración. Aunque no hay que descartar otras causas, como la presión incorrecta de los neumáticos, un pequeño llantazo difícil de descubrir, barro adherido después de una excursión campera, defectos en la banda de rodadura de la goma...

Equilibrar las ruedas no es una tarea complicada; tampoco es demasiado cara pero sí se necesitan máquinas específicas para hacerlo con garantía. Por eso, lo mejor es que pases por tu taller de neumáticos de confianza donde no sólo encontrarán el por qué de tu problema, también lo solucionarán de forma rápida y eficaz.

 

 


Buscar

Categorías

Archivo

Etiquetas