Así afecta el estrés a tu conducción

Haznos caso: al conducir, lo mejor es que te centres únicamente en la carretera y el vehículo, y dejes fuera del coche el estrés y las preocupaciones. Si lo haces, no solo estarás practicando mindfulness, algo muy beneficioso para tus nervios: además podrás evitar accidentes.

Así se desprende de un estudio elaborado por BP, Castrol y el RACE, que afirma que los conductores que conducen con estrés dejan de ver un 20% de las señales de tráfico, sufren el efecto “visión túnel” con un ángulo de visión inferior a 70 grados, y realizan un 17% más de maniobras bruscas y acelerones respecto a los conductores sin estrés.

Todo un peligro, sobre todo teniendo en cuenta que se estima que la mitad de los conductores nos preocupamos mientras conducimos por cuestiones derivadas del trabajo, la familia y el dinero, algo que no hace otra cosa más que aumentar nuestra agresividad durante la conducción.

De hecho, las preocupaciones personales provocan distracciones que ponen en riesgo nuestra seguridad al volante. Así que ya sabes: la próxima vez que cojas el coche, céntrate en el cambio de marchas, los pedales, los demás usuarios de la vía y el estado de la carretera, entre otros. Es decir: permanece presente en lo que estás haciendo. Es la decisión más segura que podrás tomar.

Vulco es el médico de cabecera de tu vehículo. Encuentra aquí tu taller Vulco más cercano.


Buscar

Categorías

Archivo

Etiquetas