Cada vez roban más catalizadores en España

Los conductores tenemos una nueva preocupación: cada vez roban más catalizadores en España. La razón es muy sencilla: el catalizador contiene metales preciosos que, en el mercado negro, se venden a muy buen precio.

El catalizador es una pieza de obligada instalación en todos los coches que reduce las emisiones contaminantes de los gases del tubo de escape. Para hacer su función cuenta con filtros creados a base de paladio, rodio y platino. Estos son, precisamente, los materiales que buscan los ladrones. Según cuenta la Policía, en el mercado de contrabando, el gramo de paladio se compra a 37 euros y el de paladio se paga a unos 30 euros. Teniendo en cuenta que cada catalizador lleva, como mínimo, un gramo de cada, no hay que echar muchas cuentas para ver cuán rentable es este delito.

Los agentes de policía que luchan contra este clase de robos dan otro motivo para su proliferación: son una pieza muy fácil de sustraer. Según cuenta al diario El Mundo, los cacos sólo necesitan dos herramientas para llevarse el botín: un gato manual para elevar el coche y una pequeña sierra para cortar el catalizador. Pero existe una tercera explicación y es que como el ladrón se tiene que meter debajo del coche para cometer la fechoría, es muy difícil pillarle en el momento.

Parece ser que detrás del robo de catalizadores suelen estar bandas búlgaras y rumanas, aunque cada vez son más los ladrones nacionales que entran en el negocio. En cuanto al modus operandi, lo habitual es que uno de los integrantes de la banda sea el que se mete debajo de los coches, mientras otros dos esperan con un vehículo arrancado y preparado para guardar las piezas. En una hora, pueden llegar a robar hasta 30 catalizadores.

Un último apunte: pon especial atención si conduces un Citroën Xsara, un Peugeot 406 o una Fiat Ducato, son sus preferidos.

Vulco es el médico de cabecera de tu vehículo. Encuentra aquí tu taller Vulco más cercano.


Buscar

Categorías

Archivo

Etiquetas