Con el tubo de escape dañado, no pasas la ITV

Solemos decir que los neumáticos son los grandes olvidados por los conductores, pero hay otros muchos elementos mecánicos que no suelen centrar la atención. Uno de ellos es el tubo de escape, a pesar de que si no está en buenas condiciones será motivo para que 'te tiren' en la ITV.

Es cierto que la vida útil del sistema de escape de los coches suelen ser larga; de hecho, no es difícil encontrar vehículos con más de siete años en el mercado de ocasión que llevan el tubo de escape de fábrica. Para que el tuyo sea uno de ellos, es importante que prestes atención a su mantenimiento y sigas estos tres sencillos consejos:

1. ¿Larga o corta distancia? 

Si sueles realizar recorridos urbanos de pocos kilómetros de distancia, es recomendable que cada cierto tiempo hagas un trayecto más largo. Así ayudarás a evitar la condensación de gases que terminan por oxidar y provocar grietas en el tubo de escape-

2. Cuidado con la sal en invierno.

Si circulas con carreteras sobre las que han volcado sal, debes tener la precaución de, una vez en casa, limpiar el tubo de escape. La sal puede producir corrosión.

3. Bien sujeto.

Vigila de vez en cuando que el tubo de escape está bien sujeto. De lo contrario puede sufrir vibraciones que, a la larga, terminan por romperlo.

Estas tres prácticas se pueden realizar en casa, pero si durante una revisión encuentras cualquier anomalía, lo mejor siempre es acudir a tu taller de confianza.


Buscar

Categorías

Archivo

Etiquetas