No te fíes del 'veroño': cuatro consejos para conducir más seguro

Como conducir en otoño

Por norma general, el buen tiempo ayuda a la conducción. Viajar en coche sin un asomo de amenaza de lluvia y con una visibilidad perfecta hasta bien entrada la tarde, efectivamente, facilita mucho las cosas al volante.

¿Qué ocurre en otoño? Que los días se acortan, que empieza a hacer frío y que la lluvia suele estar bastante más presente que en verano. Si además gozamos de algunos días espléndidos, es fácil que olvidemos algunos detalles importantes al conducir: como el tiempo es muy variable, el día más luminoso se puede transformar de repente en el más gris. No te dejes engañar por el término "veroño" y ten en cuenta estos factores a la hora de conducir en esta época:

- El efecto spray: así se conoce al agua pulverizada y sucia que acaba en el parabrisas cuando circulamos demasiado cerca de un vehículo que nos precede o al adelantar a un camión en un día de lluvia. Para evitar que nos deje sin visibilidad es importante aumentar la distancia de seguridad, adecuar la velocidad y contar con un sistema limpiaparabrisas en perfecto estado. En tu taller de confianza podrán sustituir las escobillas de tu coche y añadirle el líquido lavaparabrisas si es necesario.

- La pérdida de adherencia: sobre pavimento mojado, es más fácil que el coche pierda adherencia sobre el asfalto. En este punto debes tener en cuenta varias claves: además de adecuar velocidad y distancia de seguridad, los neumáticos de tu coche deben estar en perfecto estado, así como el sistema de frenos. Ten especial cuidado con los pasos de cebra, ya que la pintura que los señaliza puede hacer disminuir la adherencia notablemente.

- La visibilidad: ya te lo hemos comentado, con los días más cortos y menos luminosos debido a la nubosidad, tu capacidad para percibir lo que ocurre en la carretera es menor. Y no solo eso: a los demás conductores también les costará más ver tu coche. Un sistema de iluminación en perfecto estado es crucial en otoño para ver y ser vistos.

- El aquaplaning: esta palabra siempre nos pone nerviosos y no es para menos, ya que puede causar accidentes graves. Se da cuando los neumáticos no pueden evacuar el agua de la calzada y el coche se desliza sobre ella. Las balsas de agua y los charcos son muy propicios para que se dé este fenómeno, así que, si puedes, trata de evitarlos. Si no puedes y tu coche pierde la adherencia, sigue estos consejos para salir de un aquaplaning.

Vulco es el médico de cabecera de tu vehículo. Encuentra aquí tu taller Vulco más cercano.


Buscar

Categorías

Archivo

Etiquetas