¿Problemas con la alineación de los neumáticos? Aprende a detectarlos

La alineación de neumáticos es muy importante

La correcta alineación de los neumáticos no solo ayuda a garantizar que tu coche vaya en la dirección que le pides, sino también a aumentar la seguridad del vehículo, así como a ahorrarte dinero al evitar desgastes y consumos excesivos. Por eso es tan importante saber detectar los problemas relacionados con este apartado y, si es necesario, corregirlos en tu taller de confianza.

Las ruedas en realidad son cuatro elementos independientes que deben actuar coordinados, como una orquesta. Por esta razón deben contar con una alineación correcta. Su pérdida se suele dar de manera gradual, por lo que normalmente solo te darás cuenta de ella cuando ya esté muy avanzada. Así que conviene que prestes atención a estos síntomas de una dirección desalineada:

- Desgaste excesivo de los neumáticos: si ves que una de las cubiertas está muy gastada por los flancos o detectas vibración en las ruedas delanteras, debes llevar tu coche al taller para que revisen la alineación. Se trata de señales claras de una regulación incorrecta de la geometría de los elementos de la dirección, concretamente del ángulo de cámber. 

- El coche se desvía en una dirección: si notas que el coche tiene tendencia a irse hacia un lado determinado de la vía, lo normal es que se deba a que uno de los neumáticos está colocado más hacia delante o hacia atrás de su eje de lo que debería (el ángulo del cáster). Por eso la rueda se estira más hacia uno de los lados y el vehículo se desviará aunque conduzcas en línea recta. Si continúas así, los neumáticos se desgastarán de manera irregular y tu seguridad al volante se verá afectada.

- Frenos desequilibradores: los discos de freno curvados o las llantas descalibradas provocarán vibraciones y desalinearán la dirección, aumentando la distancia de respuesta y el desgaste de los neumáticos.

- Dirección rígida: si el volante está muy duro, puede haber problemas en algún elemento del sistema de dirección. Si éste está desalineado, provoca un desgaste excesivo de las piezas y un peor rendimiento.

- Más visitas a la gasolinera: si el coche consume mucho, puede deberse a una alineación incorrecta de los neumáticos. Debilidades en el estado de estos elementos, así como de la dirección o de la suspensión, impactan directamente sobre el consumo de combustible, un indicador claro de que a tu coche le ocurre algo. Si las ruedas están desalineadas, obligarán al vehículo a consumir más carburante para obtener el mismo rendimiento.

No olvides que es muy importante realizar alineaciones de la dirección de manera regular, cada vez que se cambien los neumáticos o cada 20.000 km aproximadamente. Es un gesto que, a la larga, puede evitarte problemas y costes innecesarios relacionados con tu coche.

Vulco es el médico de cabecera de tu vehículo. Encuentra aquí tu taller Vulco más cercano.

Fuente: Goodyear


Buscar

Categorías

Archivo

Etiquetas