Razones por las que deberías cuidar más tus amortiguadores

Son muy importantes para la seguridad vial, pero no siempre les damos la importancia que tienen. Nos referimos a los amortiguadores, unos elementos que mantienen en contacto los neumáticos con el suelo y que se encargan de filtrar las alteraciones de la carretera para que no interfieran durante la conducción.

Aunque su sustitución no es tan frecuente como la de otros elementos como el lubricante, conviene revisar el estado de funcionamiento de los amortiguadores cada 20.000 km aproximadamente. Esto se debe a que un mal mantenimiento de estos elementos puede aumentar la distancia de frenado hasta el 35%. Además, puede interferir en el funcionamiento de sistemas como el EPS o el ABS, afectando directamente a la seguridad del vehículo.

Hay que tener en cuenta que unos amortiguadores en mal estado pueden aumentar hasta el 15% el riesgo de sufrir aquaplaning o pérdidas de control de la dirección. Si no se mantienen adecuadamente, aumentará también el desgaste de otras piezas como rótulas, soportes o neumáticos.

Las recomendaciones apuntan que debes sustituir los amortiguadores de tu coche en tu taller de confianza entre los 65.000 y los 90.000 kilómetros, en función del uso al que haya sido sometido el vehículo. Además, se deben sustituir por completo o por ejes, de dos en dos, para garantizar la máxima efectividad.

Vulco es el médico de cabecera de tu vehículo. Encuentra aquí tu taller Vulco más cercano.

Fuente: Cuido mi coche.


Buscar

Categorías

Archivo

Etiquetas