¿Vas a pasar la ITV? Estos son algunos aspectos sobre emisiones que debes conocer

Si te dispones a llevar tu coche a la ITV, debes tener en cuenta algunos aspectos sobre la prueba de gases. De hecho, es una de las comprobaciones que provocan un mayor número de rechazos en esta inspección, por eso conviene que sepas en qué consiste la prueba y qué factores elevan las emisiones. 

Si tu coche es diésel, una de las pruebas clave para pasar la inspección es la de la opacidad. En ella se mide esta característica de los gases de escape mediante el uso de un opacímetro, que mide la cantidad de humos negros que emite el vehículo.

La prueba consiste en acelerar el vehículo a fondo y se realiza tres veces. Después se calcula la media de las tres mediciones. Si observas que tu coche emite humos negros evidentes cuando se le da un acelerón, es probable que no pase esta prueba.

Debes tener en cuenta también que los límites de opacidad establecidos no son los mismos para todos los automóviles. Así, para los vehículos que ya incluyan una pegatina de opacidad en la que el fabricante define el coeficiente de absorción, el límite vendrá marcado por el mismo fabricante.

Los vehículos sin pegatina de opacidad tienen estos límites: para los vehículos Euro 6 y Euro VI: 0,7. Para los matriculados a partir del 1 de julio de 2008: 1,5. Para los matriculados antes de esa fecha: 2,5 (diésel atmosféricos) o 3 (diésel turboalimentados). Si tu coche fue matriculado antes del 1 de enero de 1980, no tendrá que pasar la prueba.

Vulco es el médico de cabecera de tu vehículo. Encuentra aquí tu taller Vulco más cercano.

Fuente: Krafft Auto


Buscar

Categorías

Archivo

Etiquetas