¿Sabes cuánto te puede costar no revisar el coche en invierno?

Siempre te recomendamos que revises tu coche con la llegada del frío. Hay elementos que se pueden ver especialmente afectados y averiarse a causa de las bajas temperaturas. 

CEA ha calculado las consecuencias que pueden resultar de algunas de estas averías en forma de factura. Y la verdad es que hay datos que llaman la atención.

Por ejemplo, es muy importante verificar el estado del líquido refrigerante en esta época. Si se ha deteriorado, no podrá refrigerar el motor o podrá llegar a congelarse. El cambio de este líquido suele costar en torno a los 70 euros, pero si no se hace, se puede sobrecalentar el motor y ocasionar rotura de la culata. La factura por repararla puede llegar a los 3.000 euros.

Además, si el aceite no está en buen estado, no se conseguirá la lubricación necesaria. Como consecuencia, se pueden dañar todas piezas móviles del motor. Esto puede suponer un presupuesto de entre 1.000 y 1.500 euros. Sin embargo, cambiar el lubricante, el líquido de dirección o los frenos cuesta de media unos 50 euros.

La batería también es esencial en invierno, ya que las bajas temperaturas, junto con un mal mantenimiento, pueden imposibilitar el arranque. Además, afecta a otros muchos sistemas del vehículo, que pueden dejar de funcionar si lo hace la batería. En este caso, debes ser tú mismo quien calcule el coste de quedarte tirado y no poder ir a una reunión de trabajo porque el coche no enciende o quedarte sin vacaciones. Seguro que no compensa una revisión preventiva de la carga de la batería en tu taller de confianza.

Vulco es el médico de cabecera de tu vehículo. Encuentra aquí tu taller Vulco más cercano.

Fuente: ABC.


Buscar

Categorías

Archivo

Etiquetas